Importante

A 23 años de la conquista de la Supercopa

El 6 de Diciembre de 1995 Independiente sumaba otro hito a su extensa historia de victorias deportivas: El “Rojo” perdía 1 a 0 ante Flamengo, en Brasil, pero el triunfo por dos goles conseguido en Avellaneda una semana antes, lo coronaba como Campeón de la Supercopa de ese año, y,  por primera vez, un equipo extranjero daba la vuelta olímpica en el mítico estadio Maracaná.

Bajo las órdenes de Miguel Ángel López y con figuras como Faryd Mondragón, Néstor Clausen, Pablo Rotchen, José Serrizuela  y Gustavo López, entre otros, Independiente fue gestando éste recordado triunfo en base a inteligencia y oportunismo para derrotar primero al Santos por penales en Brasil.

Luego llegó el turno de Atlético Nacional a quien venció 2 a 0 en Avellaneda con ambos tantos de Gustavo López, tras perder 1 a 0 en Colombia, y así poder acceder a las semifinales en las que se cruzaría con un River plagado de estrellas.

La ida fue en Avellaneda y el “Rojo” empezó perdiendo por dos goles pero con una enorme actuación de Javier Mazzonni lo empató y fue al Monumental a definir la serie. En Núñez el partido terminó 0 a 0 pero los penales vistieron de héroe a Mondragón que tapó el disparo de Gabriel Amato, y tras el tanto de Carlos Bustos, Independiente ganó la serie y se clasificó para disputar la final ante Flamengo.

Ese temible equipo brasileño contaba entre sus figuras a enormes jugadores como Romario y Savio, y se enfrentaba al equipo del cuestionado “Zurdo” López a quien los resultados acompañaban pero su estilo de juego estaba muy alejado del conocido “Paladar Negro” de los hinchas.

El primer partido fue en “La Doble Visera”, los locales fueron en busca del gol desde el arranque y antes del minuto lo encontraron con un cabezazo de Mazzoni que entró junto al palo.  Ya en el segundo tiempo, Cristian Domizzi encaró, tiró una pared con Mazzoni (con taco incluido) y definió suave y lejos del arquero para poner el 2 a 0 final e ir a Brasil en busca de la copa.

Lo esperaba nada menos que el Maracaná, uno de los estadios más representativos de la historia del fútbol. Allí, donde ningún equipo extranjero había podido coronarse campeón, el “Rojo” buscaba sostener la diferencia conseguida, y lo logró. Como pudo se defendió, trato de tener el balón y de que pasaran los minutos. Finalmente perdió pero sólo por 1 a 0 y pudo alcanzar su objetivo.

Otra vez Independiente era campeón, otra vez hacía lo que nunca nadie había podido hacer y otra vez el “Rey de Copas” tenía una historia que contar.  

Nota de nuestro compañero Bruno Tarabelli

A 23 años de la conquista de la Supercopa
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top