La Voz de la Historia

La segunda

Once años después del primer viaje a Japón, en abril de 1995, Independiente volvió a tierras orientales para disputar otra final a partido único pero esta era especial ya que el rival era ni más ni menos que otro equipo argentino.

El “Rojo” accedió a la disputa por la Recopa tras haber vencido a otro equipo argentino en la final de la Supercopa (torneo que disputaban solamente los equipos que habían ganado al menos una vez la Copa Libertadores). El rival de esa definición fue Boca Juniors, al cual le ganó en el global 2 a 1. El partido de ida culminó 1-1 en La Bombonera y el de vuelta 1-0 en La Doble Visera, ambos goles de Independiente convertidos por Sebastián Rambert. El segundo, que le dio el título al equipo de Avellaneda, fue una gran definición de derecha de afuera del área sobre Navarro Montoya para desatar la locura de todo el pueblo rojo.

El “Fortín” sacó boletos a Japón por haber conseguido por primera vez en su historia la Copa Libertadores. El conjunto dirigido por Carlos Bianchi venció en la final al San Pablo por penales tras haberse quedado con la victoria por la mínima en Liniers y haber sido derrotado por el mismo resultado en el Morumbí. En los penales, Chilavert le contuvo el primer penal a Palhinha y los ejecutantes del equipo argentino cumplieron con su tarea que era convertir cada uno su penal para ganar la tanda 5-3 y levantar el trofeo ante más de 90 mil personas.

El duelo por decretar al mejor equipo de Sudamérica entre los dos campeones continentales se llevó a cabo el 9 de abril y el “Rey de copas” volvió a pisar el césped del Estadio Olímpico de Tokio, mismo lugar en el que algunos años atrás habían vencido al Liverpool. El árbitro fue Juan Escobar Valdez, quien también era sudamericano, más precisamente de Paraguay.

Originalmente la Conmebol definió a Kobe como sede para el partido, en el Kobe Universiade Memorial Stadium, pero dicha ciudad sufrió un terremoto de 7,2 en la escala de Richter en enero del mismo año y ese suceso natural produjo grandes destrozos en la zona. El sismo provocó daños estructurales en el estadio y lamentablemente, cuatro meses después, no pudieron ser reparados a tiempo por lo que no estaba en condiciones de recibir un evento deportivo.

El encuentro fue parejo desde el primer minuto y durante tres cuartos de partido esa paridad se mantuvo. En el minuto 25 de la segunda parte, Guillermo Ríos recibió la pelota en la puerta del área velezana tras un rebote de la defensa rival y decidió abrir la pelota hacia la derecha buscando a Claudio Arzeno. El “Polaco” dominó y rápidamente tiró el centro unos metros adelante del punto de penal, donde estratégicamente ubicado estaba José Tiburcio Serrizuela que simplemente la tuvo que empujar con su botín derecho al fondo de la red del arco defendido por Chilavert.

Luego de esa jugada, Independiente replegó su juego para dedicarse a defender los ataques de Vélez que incansablemente fue en busca del empate. En parte gracias al gran Luis Islas, el “Fortín” no pudo coronar las jugadas que tuvieron a José “Turu” Flores como gran protagonista y así el “Rojo” obtuvo su única Recopa Sudamericana hasta el momento.

Así formó Independiente: Luis Islas; Juan Carlos Ramírez, Claudio Arzeno, José Serrizuela, Guillermo Ríos; Diego Cagna, Raúl Cascini, Daniel Garnero; Jorge Burruchaga, Albeiro Usuriaga y Sebastián Rambert. Dt: Miguel Ángel Brindisi. Gustavo Rotchen ingresó al minuto de juego del segundo tiempo por Jorge Burruchaga, Gustavo López entró a los diecisiete de la segunda parte por Daniel Garnero y Tony Gómez hizo lo propio en lugar del “Palomo” Usuriaga cuando quedaban trece minutos de juego.

Mirá las mejores imágenes de la final: https://www.youtube.com/watch?v=3mXviByirL0

La segunda
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top