Actualidad Futbolística

Empate con sabor a poco

Independiente no logró sostener la diferencia y terminó empatando 2 a 2 frente a Gimansia. El “Rojo”, que jugó más de una hora con uno menos por una polémica roja a Nicolás Figal, quedó en zona de repechaje para la próxima Copa Libertadores.

Con el empate entre Talleres y Huracán, Independiente tenía la chance de quedar prácticamente clasificado a la Próxima Copa Libertadores, pero el “Rojo” no aprovechó la oportunidad y deberá ganar en la última fecha para asegurarse un lugar.

Como ante Corinthians, Independiente tuvo unos primeros minutos en un excelente nivel. Con un gran partido de Maximiliano Meza y una versión bastante mejorada de Silvio Romero, el equipo de Ariel Holan tuvo varias chances claras para abrir el marcador.

El gol llegó a los 10 minutos tras una buena aparición de Romero que llegó hasta el fondo y habilitó a Martín Benítez para que anote un lindo gol que bien pudo haberlo hecho el Independiente del semestre pasado.

Como ante el equipo brasileño, Independiente siguió yendo pese a la diferencia alcanzada y volvió a tener alguna oportunidad de estirar la diferencia. Pero el rumbo del partido cambió luego de una distracción en el fondo que terminó con un agarrón dentro del área y posterior penal y expulsión para Nicolás Figal.

Brahian Aleman ejecutó muy bien y anotó la igualdad cuando solo iban 19 minutos del primer tiempo.

De allí hasta el final de la primera mitad, Independiente fue un manojo de nervios y no fue debido al empate sino a la actuación de Silvio Trucco, y su decisión de expulsar a Figal luego de que cometa la infracción.

En el complemento fue de menor a mayor y terminó siendo mejor que su rival, que terminaba replegado y tratando de conservar la igualdad.

Poco antes del final, Fabricio Bustos, de gran actuación, encaró y pasó con una diagonal hacia el medio que fue clave para que luego Martín Benítez pueda asistir a Emanuel Gigliotti y marque el 2-1 que desató el festejo  de todo el  Libertadores de América. 

Pero en tiempo de descuento, el “Rojo” volvió a distraerse atrás y Ezequiel Bonifacio  puso el 2-2 que dejaba nuevamente a Independiente en zona de repechaje a la Copa Libertadores.

Fue final pero con aplausos para un equipo que parece estar recuperando su estilo, con errores pero también con la intención de ser protagonista, de hacerse grande con las adversidades y seguir estando dentro de los mejores del continente.

En la última fecha de la Superliga, Independiente visitará a Unión de Santa Fé con la obligación de ganar y ver que sucede con Talleres y Huracán,  para quedarse con un lugar en la clasificación al máximo torneo de Sudamerica.

 

Empate con sabor a poco
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top