Actualidad Futbolística

En el Patio de su Casa

Independiente volvió a sacar chapa en Brasil y se trajo una victoria fundamental ante Corinthians por 2-1. Con goles de Martín Benítez y Angel Romero en contra, el “Rojo” ya es escolta en el grupo G de la Copa Libertadores y en la próxima fecha  deberá viajar a Colombia para enfrentar a Colombia.

Independiente jugó un gran primer tiempo, y sumó una importante victoria como visitante ante Corinthians. El equipo de Ariel Holan volvió a hacerse fuerte en Brasil con las buenas actuaciones de Nicolás Domingo y Maximiliano Meza y logró sumar su segunda victoria en la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Los primeros minutos del partido fueron a un Independiente inspiradisimo, con mucho sacrificio para recuperar rápido y lastimando en los lugares exactos. Los minutos iniciales tuvieron 4 ó 5 situaciones claras para los de Avellaneda y fue Maximiliano Meza el que armó una linda jugada y luego de que Silvio Romero no puedo convertir, fue Martín Benítez el que anotó su tanto.

Lejos de especular, el “Rojo” siguió intentando y puso el 2-0 tras un buen córner de Maximiliano Meza que se desvía en Angel Romero y termina en gol en su propio arco. Mala fortuna para el hermano del ex Racing que terminaba por marcar el segundo tanto del partido.

La respuesta del local llegó, y en la primera clara…descontó. Independiente se distrajo en la marca, Jadson pudo recibir sólo y definió bien ante la salida de Martín Campaña. Corinthians se acercaba a un gol cuando, en realidad, la diferencia venía siendo mucho mayor.

Casi de inmediato, Independiente se ponía 3-1 con un tanto de cabeza de Alan Franco pero Victor Hugo Carrillo lo anuló por una supuesta falta que no existió. A partir de esas protestas, el partido fue otro: El “Rojo”, visiblemente nervioso por la actuación del arbitro, tuvo problemas para meterse nuevamente en partido y pudo haberlo pagado caro.

En el complemento, se dio un encuentro más peleado, con menos situaciones de gol pero mucha entrega. El equipo de Holan fue afirmandose en defensa, modificó el esquema y casi no pasó sobresaltos.

Antes del cierre, el recién ingresado Emerson Sheik, le pegó una brutal patada a Juan Sánchez MIño y vio correctamente la tarjeta roja para dejar a su equipo con 10 hombres, con menos de 10 minutos por jugar.

Fue final e Independiente volvió a  sonreír en Brasil, el “Rojo” muestra su mística en los momentos necesarios y ahorqa respira aliviado en un Grupo G que lo tiene como escolta. En la próxima fecha visitará a Millonarios en Colombia

En el Patio de su Casa
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top