Actualidad Futbolística

Noche Negra

Independiente no jugó bien y estiró su mala racha como local ante San Lorenzo. El “Rojo” cayó por 1 a 0 ante un rival directo, y pierde lugares en la lucha por entrar a la próxima Copa Libertadores. Párrafo aparte para la actuación de Patricio Loustau, clave con tres penales no sancionados.

Independiente parece estar perdiendo el rumbo y no encuentra de qué sostenerse para empezar de nuevo. Ya con la ausencia de Maximiliano Meza (a quien extrañará horrores), y la sorpresiva aparición de Braian Romero desde el arranque, el “Rojo” sabía que enfrentará aun rival que odia la tenencia del balón, lejos está de proponer algo y apuesta todo a lograr asociarse alguna vez en ataque para llevar peligro al arco rival, y cerrarse bien atrás para que no le conviertan.

El comienzo no fue el mejor para el “Rojo”, estuvo impreciso y sin “chispa” para hacer la diferencia en los metros finales. Con Emanuel Gigliotti desconectado y Martín Benítez como única opción de quien podría mostrar algo diferente para generar juego. De hecho, este último parece ser el único que mantiene la idea de juego que llevó al equipo de Ariel Holan a ganar la Sudamericana, al resto le sobran dudas y no suman grandes aciertos.

Antes de los 15 minutos de juego, con una chance clara para San Lorenzo que bien despejó Martín Campaña y dos claros penales que Patricio Loustau decidió sancionar (porque es imposible que no los haya visto), Rubén Botta recibió solo dentro del área giró y marcó un hermoso gol metiendo la pelota junto al segundo palo de un Campaña que no se esperaba esa gran definición.

El tanto terminó por marcar el rumbo del partido. San Lorenzo se metió atrás con 10 jugadores, dejando sólo a Nicolás Blandi por delante, e Independiente, sin ninguna idea, apostó a alguna aparición personal y a la pelota parada (en la que mostró poquísimas variantes).

Le costó generar opciones claras en el arco de Nicolas Navarro y tuvo que esperar al complemento para acercar algo de riesgo a la valla del ex Napoli y Argentinos Jrs, entre otros.

Ya en el complemento, Con Gastón Silva ejecutando la mayoría de las pelotas paradas, el “Rojo” apostó al centro pasado al segundo palo, o a la sorpresa con un remate al arco. Y lo hizo incansablemente, teniendo no menos de 10 oportunidades para intentar alguna otra jugada.

Pudo haberle faltado suerte pero también eso se trabaja en la semana, y hoy quedó como otra cuenta pendiente ya que cuando no se  puede jugar bien, esas opciones pueden definir el resultado.

Promediando el segundo tiempo y tras un desborde de Silva, llegó el centro atrás y otra mano en el área para despejar. Nuevamente Loustau  (que estaba de frente a la jugada y sin nadie obstaculizando la visión) prefirió no cobrar y dejó seguir ante el reclamo de todo el Libertadores de América.

Todo se complicó aún más para el local cuando Fabricio Bustos fue fuerte a trabar un balón, y allí sí, Loustau fue inexpugnable y le mostró la segunda amarilla para terminar por expulsar al joven lateral de Independiente.

Ya en el final, San Lorenzo pudo haberlo liquidado de contra pero fue impreciso y el “Rojo” intentó “guapeandola”, sobre todo con Gonzalo Verón, pero le faltó juego asociado, no tuvo ideas y terminó apostando a una pelota parada de la que nunca pudo sacar provecho.

Fue final y una derrota dolorosa para los de Ariel Holan. Ante un rival que juega mal pero al que se le exige menos, con un arbitro que fue importantísimo en la victoria de San Lorenzo, pero sobre todo, con un flojísimo partido de todo Independiente, muy lejos de todo lo bueno que supo mostrar.

 

 

 

Noche Negra
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top