La Voz de la Historia

Adiós al “Negro”

Este miércoles 14 de marzo se llevó a uno de los más grandes mediocampistas de la historia de Independiente. Un cinco que entendía todo y fue clave para que un tal Bochini hiciera lo que sabía cerca del área rival.

Hablar del “Negro” Galván es hablar de Independiente, el morocho formoseño debutó en el “Rojo” y fue en Avellaneda donde forjó sus años más gloriosos. Volante defensivo curtido en los potreros, con la pierna fuerte y un pase seguro, su presencia en la mitad de la cancha de aquel Independiente de los años 70´fue fundamental para que Bochini desplegara toda su magia. Galván se encargaba de levantar un muro invisible para recuperar el balón y entregarlo seguro a compañeros de camiseta colorada. Debutó en el “Rojo” un 8 de diciembre de 1971, ante River Plate por la fecha 13 del Nacional de ese año en una victoria del “Rey de Copas” por 3 a 2, pero sería al año siguiente donde sería uno de los artífices de ganar ese mote para Independiente.

En 1972 levanta su primer título en Avellaneda, la más amada por el pueblo rojo, la Copa Libertadores de ese año, y de la cual retendrían el podio durante 3 temporadas más. En esos tiempos integró uno de los mediocampos más emblemáticos de la historia del club junto a Bochini y Larrosa, lo que le valdría la convocatoria a la Selección Argentina desde el año 76´hasta levantar el mundial del 78´, pese a no haber disputado minutos en el certamen. En esa gloriosa década para el “Rojo” se consagró campeón diez veces, si, diez. 2 en el ámbito local y 8 internacionales, entre las cuales se destacan la intercontinental del 73´ante la Juventus.

Con la camiseta de los “Diablos Rojos” se pueden destacar varios hitos, pero hay dos que sin dudas están grabados a fuego en el corazón de todo hincha de Independiente. El primero fue ante Ferro, un domingo 7 de marzo del año 1976, en el cual apenas transcurridos unos minutos de juego tuvo un fuerte choque ante Roberto Franco que lo dejaría doblado de dolor. El “Negro” jugó todo el primer tiempo y pidió salir a jugar el segundo, cuando el dolor fue insoportable debió salir de la cancha, directo al Hospital Argerich, allí los médicos no podían creer lo que veían, Galván jugó todo el primer tiempo con una fractura en el peroné. Otra vez fue cuando, enfermo de furia durante el tendencioso arbitraje en la final frente a Talleres del 77´, acogoto al árbitro Roberto Barreiro, lo que derivó en su expulsión. Aunque esa noche sería recordada como una de las hazañas más grandes del fútbol argentino, con Bochini coronando campeón a Independiente, una vez más.

Los años posteriores fuera de Independiente no fueron los mejores para el “Negro”, paso sin penas ni gloria por Estudiantes, Deportivo Morón y All Boys. Se retiró joven, apenas a los 30 años, y durante la última década no lo había pasado bien. Una Hepatitis C lo llevó a trasplante en el 2007, y sus últimos días lo encontraron con problemas económicos y de salud, lejos de los flashes del mundo Independiente. Galván jugo 231 partidos con la camiseta del “Rey de Copas”, que lleva ese apodo gracias a su pierna fuerte y templada en el medio del campo en la vieja Doble Visera y en donde sea que el glorioso Independiente debía ir a pelear un encuentro. Murió hoy, a los 65 años, lejos del lugar que merecía, aunque todo el pueblo “Rojo” lo lleve en el corazón, porque como dijo nuestro actual DT, “Los homenajes hay que hacerlos en vida”.

Chau Negro, chau Rey de Copas.

Adiós al “Negro”
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top