Diablos por el mundo

Ex “Diablos” por el mundo: Sergio Manoel

A pocos días de otro trascendental choque frente a un equipo brasileño, recordamos la estadía en Independiente de un volante ofensivo de ese país, zurdo y con un breve paso por la selección. Ah, decía que la 10 de Pelé no le había pesado.

Sergio Manoel llegó a Avellaneda con 32 años en el 2004, a préstamo y proveniente del Figuerense brasileño. Venía a darle un toque de calidad en ofensiva a un equipo que aspiraba a ser campeón de la mano del eterno “Pato” Pastoriza. Una vez en el “Rojo” se declaró fanático de Bochini, contó que tenía un poster suyo y que la camiseta número Díez no era un peso, sino un orgullo (En teoría ya había llevado con jerarquía la mítica “10” de Pelé). Su primera experiencia con el “Rey de Copas” fue en un amistoso frente a Deportivo Táchira, en el cual la prensa habló maravillas del enganche zurdo, quien, en teoría, poseía buena pegada, mucho criterio para manejar la pelota, y para cambiar el ritmo si era necesario. Con esos antecedentes estaba destinado a hacer historia en Independiente. La realidad estuvo muy lejos de esas expectativas.

Debutó ya de la mano de Daniel Bertoni frente a Quilmes durante el Apertura 2004. Ese día perdimos 1 a 0 y el emblemático volante es recordado por haber recibido una pelota de un compañero, y se le fue por debajo de la suela. Durante el resto de sus días en el “Rojo” solo logró disputar 2 encuentros más, para luego partir por la puerta de atrás, sin haber demostrado que no le pesaba para nada la camiseta de Independiente.

La carrera de Manoel duro otras cinco temporadas, en las cuales volvió a su Brasil natal para ponerse la camiseta del Marília, en la segunda división, aunque se iría de ese club sin haber disputado ni un minuto. Alternó entre el ascenso y la primera de Brasil, paso por Figuerense nuevamente, Volta Redonda, Náutico, Botafogo, Ceilandia, Ceará, Bacabal y finalmente Bragantino, donde colgó los botines. En algunos casos ni siquiera logró debutar.

El “Bochini” brasileño disputó 366 partidos en su extensa carrera, en los cuales marcó 40 goles, recorrió 16 clubes, entre los cuales nunca pudo afianzarse, conoció Japón, no por disputar un Mundial de Clubes, sino para ponerse la camiseta del próximo rival del “Rojo” por la Suruga Bank, el Cerezo Osaka. Se retiró en el 2010 habiendo jugado 3 partidos con la camiseta del “Rey de Copas” y fue el último jugador brasileño en vestir nuestra gloriosa camiseta.

Ex “Diablos” por el mundo: Sergio Manoel
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top