Actualidad Futbolística

Pintado de Rojo

Independiente venció como local a Libertad de Paraguay por 3 a 1 y es finalista de la Copa Sudamericana. Con un doblete de Emmanuel Gigliotti y otro de Ezequiel Barco, de penal, el “Rojo” ganó un partidazo y espera por Flamengo o Junior para ir en busca del titulo.

Quedó atrás el clásico del fin de semana, la victoria con suplentes, con uno menos y la diferencia de 24 partidos con el rival de toda la vida. Era hora del que fue denominado por Ariel Holan,  como el partido más importante de los últimos años, y el “rojo” no falló…

En un marco impresionante, con un Libertadores de América repleto y un estruendoso recibimiento, Independiente tuvo unos primeros minutos dubitativos y algo imprecisos. Por el contrario, el conjunto Paraguayo arrancó más sereno y ordenado listo para aprovechar alguna contra.

El “Rojo” volvió a ser efectivo y pegó en el momento justo. Cuando iba poco más de 15 minutos de juego, Fabricio Bustos aprovechó una siesta de la defensa rival y, en vez de hacerse cargo de un lateral, fue en busca del pase largo y recibió para meterse en el área y ser derribado por Antolín Alcaraz.

Penal que ejecutó muy bien Ezequiel Barco y puso el 1-0 que emparejaba la serie y la mandaba a los penales.

Tan solo dos minutos después, el “Rojo” hizo una gran jugada de contra con Maximiliano Meza como protagonista y Emmanuel Gigliotti como goleador para desviarla y poner el 2-0 que le daba la clasificación a los de Avellaneda.

La diferencia debió haberle dado tranquilidad a los dirigidos por Holan pero 6 minutos más tarde, y de pelota parada, Libertad sacó a relucir su gran juego aéreo y metió tres cabezazos en el área para poner el 2-1 que le daba el pase al equipo “Guaraní”.

Nuevamente la ventaja era del rival y el “Rojo” debía ir en busca de otro gol para quedarse con el pase a la final, y lo consiguió a 5 minutos del final del primer tiempo. Una muy buena jugada por izquierda de Gastón Silva y Ezequiel Barco que terminó con un buen centro del uruguayo y otra gran aparición de Emmanuel Gigliotti para anotar el 3 a 1.

La segunda mitad fue intensa, con Libertad mejor que Independiente y jugando cerca del arco de un Martín Campaña que no pudo brindar la seguridad que suele demostrar. El equipo visitante, con Santiago salcedo como figura, llegó con peligro en reiteradas ocasiones pero siempre se encontró con algún rival que terminó despejando en el momento justo.

Los ingresos de Nicolas Domingo y Fernando Amorebieta buscaron darle más aire a una defensa que la estaba pasando mal, y nuevamente, como ante Racing, el vasco-venezolano fue clave para sostener la diferencia y despejó absolutamente todo lo que le pasó cerca.

Las más claras de Libertad llegaron cerca del cierre. Primero con un centro atrás que nadie llegó a empujar tras una buena jugada a espaldas de un exhausto Fabricio Bustos y luego, ya sobre la hora, un tiro libre de salcedo que de milagro se fue rozando el palo izquierdo de Campaña.

La última del “Rojo” fue una enorme jugada personal de Barco, dejando a 5 rivales en el camino para definir al primer palo, pero la pelota se fue a milímetros de lo que hubiera sido un histórico gol para el juvenil del “Rojo”.

El final desató la alegría de los hinchas que cierran una semana redonda en la que vencieron a Racing, estiraron la paternidad a 24 partidos y ahora se aseguraron un lugar en la final de la Copa Sudamericana.

Junior y Flamengo definirán la otra semifinal y de allí saldrá el rival del “Rojo” en una nueva final continental. Pero hoy Independiente celebra…y celebra volver a ser Independiente. 

Pintado de Rojo
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top