Actualidad Futbolística

¿ Dr Jekyll o Mr Hyde?

Como en la genial novela escrita por Robert Stevenson hace más de un siglo, en este Independiente parecen convivir dos personalidades antagónicas, tan distintas como el Dr. Jekyll  y  Mr. Hyde. 

El hincha de Independiente está esperanzado, confía en este equipo y, de hecho, tiene motivos para hacerlo. El gran nivel de algunos jugadores en lo que va de esta segunda mitad de año, llevan a  pensar que con algunos retoques, el equipo de Ariel Holan puede llegar a sumar algún título a la enorme vitrina del club. 

Pero también es cierto, que continúa presente un síntoma que no es exclusivo de la era Holan sino que arrastra desde hace muchos  años, y tiene que ver directamente con ganar esos partidos clave que terminan por definir la suerte de una competición. 

Tal vez haya que remontarse a la temporada previa al descenso (por establecer un punto de partida) para destacar algunos de estos síntomas. Cada vez que los rivales directos del entonces equipo de Américo Gallego perdían, el “Rojo” también perdía, no se aprovecharon las chances que los otros equipos entregaban, y el final de esa historia ya es conocido. 

Pasó algo parecido durante la temporada en la B, y se profundizó con los ciclos de Jorge Almirón y Mauricio Pellegrino: Independiente no ganaba cuando tenía que ganar, no lograba dar el salto pese a que era protagonista en la pelea por los primeros puestos. 

Y con Holan fue distinto, la gente fue tímida al comienzo, bancó con dudas a un equipo que presentaba más incógnitas que certezas, p ero con el correr de los partidos iría cambiando. 

Tal vez el pico más alto se dio en la vuelta por la Copa Sudamericana: Por un momento, todos vimos al verdadero “Rey de Copas” ( El de “Paladar Negro” pero también de  “Pierna fuerte y templada”) llevándose por delante, con un jugador menos,  a un rival que se veía avasallado en cada sector de la cancha. 

Pero fue efímero, y algunas horas más tarde, volvió la versión que angustia. La que tiene dudas y no ideas, la que es superada en lo físico y anímico, y que además parece no “ligar”. Otra vez pasamos de Dr Jekyll a Mr Hyde, o viceversa.  En 4 días, el “Rojo” sumó dos derrotas que dolieron porque eran rivales directos en ambas competencias, y se dejaron pasaron esos trenes que a final de temporada duelen aún más. 

Lejos se está de tener un presente que preocupe. Hoy la pelea del “Rojo” es por disputar los primeros puestos, las clasificaciones a las Copas y soñar con un titulo. Pero es éste último el problema… 

La ansiedad (lógica) por volver a dar una vuelta hace que el hincha sienta una frustración aún más grande cuando ve se puede pelear de igual a igual pero ese salto nunca llega. 

Lo que pase con la Copa Sudamericana será fundamental en el futuro del “Rojo”. El torneo local es largo y ya se dejaron puntos importantes en el camino pero es, obviamente, remontable.   

Independiente debe, de una vez, ver si quiere ser Dr Jekyll o Mr Hyde. En la novela de Stevenson todo termina en tragedia pero es allí donde el “Rojo” tiene ventaja porque la tragedia ya la vivió y no fue el final, ahora tiene todo por ganar pero deberá convencerse de que es capaz de hacerlo  

¿ Dr Jekyll o Mr Hyde?
1 Comment

1 Comment

  1. EL HUARPE

    22 septiembre, 2017 at 7:49

    Muy correcta la definición de este equipo que nunca termina de completar un aspecto de tal. Chispazos individuales casi siempre que salvan o hunden, ante la pasividad extraña del resto. No se solucionan con drones, sino con un meloneo a fondo, mas una mano férrea para hacer cumplir las actitudes necesarias. La calidad técnica individual es aceptable, FALTA ACTITUD DE CAMPEON. Sin histerias, ni bajones vergonzosos, con mucha suficiencia. Guarde la foto de Sánchez Miño gritando el gol a plena voz… es la única rescatable, entre tanta cabeza gacha.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top