Columnas

En las importantes, desaparece

Independiente no pudo ganar otra vez un partido clave por el campeonato y parece cada vez más lejana la posibilidad de pelear hasta el final. Nuevamente, el equipo decepcionó, mostrando una falta de carácter contundente, más que nada en la segunda mitad de este clásico.

El equipo de Pellegrino no pudo vencer a un Racing alternativo en el Cilindro, mostrando una pobrísima imagen en el segundo tiempo, con jugadores no sólo sin ideas futbolísticas, sino que sin un estado físico apto para esta clase de competencias.

Ya van muchos partidos importantes en los que Independiente debió ganar y no lo hizo. Hoy, en el clásico, se vio a un equipo que intentó como pudo en la primera mitad, e incluso estuvo cerca de conseguir el gol, pero luego, en el segundo tiempo, volvieron a aparecer el mal funcionamiento y la carencia de ideas a la hora de ir a buscar los tres puntos, dos características que son moneda corriente en este equipo.

En cuanto a la capacidad física, varios jugadores de Independiente se mostraron exhaustos, sumando a esto una nueva lesión de Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez, quien se tuvo que retirar en el entretiempo por un ‘tirón’ en el cuádriceps. Parece ser que la tarea de preparación física de este cuerpo técnico no está a la altura de este tipo de partidos o competencias, donde los jugadores deben estar en óptimo rendimiento físico para poder obtener resultados favorables.

A la hora de hablar de lo futbolístico, encuentro dos responsables de este presente. El primero: Mauricio Pellegrino y su cuerpo técnico. El entrenador no supo hacer jugar bien a Independiente en lo que va del año. Continúa empecinado con el esquema 4-2-3-1, con el ‘doble 5’ que continúa sin funcionar, y tres volantes ofensivos por delante, dejando al centro delantero (sea Vera, Denis, o en el caso de hoy Leandro Fernández) completamente aislado del equipo, debido a que la carencia de ideas de dichos volantes -error del DT-, y la falta de características técnicas -error de la CD por no haber traído un creador de juego-, les impide hacerle llegar la pelota.

Pero Pellegrino es un técnico contradictorio, ya que en la mayoría de los partidos del campeonato, hasta jugando de local contra equipos de muy bajo nivel futbolístico, decidió jugar con este esquema, es decir, con un sólo centro delantero. Pero hoy, promediando la segunda mitad, con Vera ya ingresado y Leandro Fernández en cancha, decidió poner a Denis, es decir, tres centro delanteros juntos, partiendo completamente al equipo, y dividiendo aún más el mediocampo de la delantera, quedando de esta manera Aquino jugando de ‘doble 5’ con Ortíz, una decisión totalmente disparatada para un partido de esta índole, porque podés tener muchos delanteros, pero si no tenés jugadores capacitados para hacerles llegar la pelota, es realmente muy difícil.

Dentro de estas ‘ideas empecinadas’ del entrenador, encuentro la inclusión de Claudio Aquino y la continuación de Jesús Méndez en el once inicial. Aquino en ningún momento, o realmente en muy pocos, ha demostrado tener las virtudes necesarias para vestir la camiseta de Independiente. Por su parte, Méndez, quien tuvo un 2015 muy bueno, no ha sabido encontrar ese nivel en lo que va del año, ni en precisión, ni en manejo de pelota, ni en recuperación, por lo que su rendimiento hoy por hoy es decididamente malo, y de los peores del equipo.

En conclusión, si sumamos la elección de este esquema erróneo, el ‘bancar’ a jugadores que no están para jugar, la carencia de ideas futbolísticas y el pobre estado físico de muchos jugadores, el resultado es el pobre rendimiento que tiene Independiente hoy en día.  

La otra mitad de la responsabilidad mencionada anteriormente, se la adjudico pura y exclusivamente al plantel de Independiente. Ellos, a pesar de muchas decisiones erróneas del entrenador, no supieron tampoco ganar los partidos importantes, sean más o menos accesibles. Porque cuando de ellos dependió ir para adelante en partidos como hoy, con Sarmiento, con Olimpo, con Rosario Central, o con quien sea, no lo hicieron, y el que salió perjudicado fue Independiente, en todos los casos. Hoy en día, salvo excepciones, como Víctor Cuesta, Nicolás Tagliafico y Martín Campaña, los tres de gran presente, muchos jugadores demostraron no estar a la altura de las exigencias que este Club plantea.

Porque, por poner un ejemplo de esto, seguramente que gran parte de la culpa de la eliminación de la Copa Sudamericana del año pasado fue del pésimo rendimiento del Ruso Rodríguez, pero si nos ponemos a pensar, el equipo tuvo un rendimiento poco meritorio para acceder de fase y avanzar en ese certamen, aunque lo hecho por el arquero de Independiente haya opacado toda crítica hacia el plantel.

Por ende, Independiente deberá hacer una autocrítica más que importante, y ponerse a trabajar de verdad, tanto técnica, futbolística y dirigencialmente, si se quieren lograr cosas importantes en un plazo no muy largo. Porque por este camino, va a estar realmente muy, pero muy difícil. 

 

 

En las importantes, desaparece
1 Comment

1 Comment

  1. Eduardo

    25 abril, 2016 at 9:59

    Se perdio mucho tiempo y energias en criticar al Ruso y lo que realmente faltaba y falta es un equipo, nadie conduce, no se juega a nada. El ruso pudo haber jugado mal algunos partidos, pero ni por asomo es el responsable de que Independiente jugara y juegue como lo hace.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top