Columnas

Está para cualquiera

El torneo de transición del fútbol argentino parece darle chances permanentemente a Independiente para que, de una vez por todas, se prenda en la pelea. El equipo de Pellegrino se encuentra a tan sólo dos puntos de la punta pero dejó pasar, como ya lo hizo varias veces, muchas posibilidades de estar aún más arriba de donde se encuentra hoy en la tabla de posiciones.

Pero este campeonato parece ser aún más extraño que los anteriores. Si bien tiene un formato de dos zonas con quince equipos cada una, es un certamen en el que realmente cualquiera le gana a cualquiera, y todos los equipos han dejado puntos en el camino. Uno de ellos es Independiente, quien tuvo partidos en los que pudo haberse quedado con los tres puntos y no lo hizo, y también algunos encuentros en los que era más que un deber quedarse con la victoria, y el plantel no mostró el carácter necesario para hacerlo, como por ejemplo el partido ante Olimpo, varios días atrás, cuando tanto los jugadores como el entrenador se fueron bajo una lluvia de silbidos del Libertadores de América, tras realizar un pésimo partido ante uno de los peores equipos de ambas zonas.

Luego de ese encuentro, y tras haber empatado previamente con Sarmiento en Junín, casi sin haber generado situaciones de gol entre los dos partidos, parecía que el Rojo definitivamente quedaría afuera del campeonato, debido a la gran cantidad de equipos que están distribuidos entre las primeras posiciones de la tabla. Pero no, el torneo parece haberle dado una vida más al equipo de Avellaneda, y con la reciente victoria ante Vélez en Liniers, previa al clásico con Racing, Independiente queda nuevamente a tiro de los punteros Godoy Cruz y San Lorenzo de Almagro, a quien debe enfrentar en dos fechas.

Si de merecimientos hablamos, Independiente no ha hecho méritos necesarios como para estar en la posición en la que está, ya que el equipo de Pellegrino no ha encontrado un funcionamiento dentro de todo correcto a lo largo del campeonato. Recién frente a Vélez, el pasado fin de semana, los dirigidos por Pellegrino lograron encontrar algo de juego y así pudieron quedarse con la victoria, pero fuera de ese partido, el rendimiento del Rojo a lo largo del campeonato ha sido decididamente malo.

Esta victoria y este buen rendimiento ante el Fortín parecen haber llegado en el momento indicado, debido a los partidos que se avecinan, y que sin dudas serán trascendentales tanto para el equipo como para el entrenador, ya que deberá enfrentar, como se aclaró previamente, a Racing, luego a San Lorenzo, y también a Arsenal, equipo que se encuentra en la segunda posición, un punto por encima del Rojo.

Serán partidos en los cuales el equipo deberá mostrar el carácter necesario para superar dichos obstáculos y poder, de una vez por todas, pelear hasta la última fecha de este extraño torneo.

Ahora, la pregunta del millón es: ¿Tendrá este equipo el carácter necesario como para salir victorioso en estos partidos vitales que se le avecinan? Por ahora, bajo el mando de Pellegrino, cuando tuvo que vérselas difícil, como por ejemplo con Independiente Santa Fe por Copa Sudamericana o en la Liguilla Pre Libertadores frente a Racing, el plantel mostró no estar a la altura de las circunstancias. Veremos cómo responden los jugadores y el entrenador ante la esperanza de tantos hinchas, que por enésima vez, se ilusionan con ser campeón después de tanto tiempo.

Está para cualquiera
Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top