Editoriales

Año nuevo, a ponerse de pie

Último día, últimas horas del año 2014. Año que encontró a Independiente inmerso en un mar de dudas, tristezas, alegrías – pocas – y muchísima incertidumbre. La Voz del Diablo estuvo ahí para contartelo.

Como cada año, dedicamos un pequeño espacio para analizar y reflexionar sobre lo que sembró y cosechó Independiente a lo largo de los 365 días que indica el calendario. Acá estamos, 31 de diciembre de 2014.

Parece ayer cuando el “Rojo” jugaba frente a Brown de Adrogué su primer jornada de la segunda rueda de la B Nacional. También parece ayer cuando renunció Javier Cantero y cuando su Comisión Directiva traicionó a los socios que los votaron, cuando el “Rolfi” estampó ese golazo en Córdoba y cuando Martín Zapata puso el 1 a 0 frente a Huracán en esa tarde lluviosa en La Plata.

No parece lejano cuando en esa fría tarde de julio, miles de socios se acercaron a intentar torcer con su voto, una vez más, la historia de un club en ruinas. Elecciones que ganó Agrupación Independiente, con Hugo Moyano a la cabeza.

El clásico con Racing y las ilusiones de pelear nuevamente un campeonato. Los cuestionamientos a Almirón. Insúa separado del plantel. Ya mucho más cercano en el tiempo recordamos la imperdonable vejación que sufrió el mayor ídolo contemporáneo del club: Gabriel Milito. 

Las sospechas de la ida de Daniel Gastón Montenegro, símbolo de Independiente. Las contradicciones dirigenciales y la especulación por un nuevo mercado de pases que aún no se ha movido. La estrepitosa deuda que acarrea Independiente y la aprobación de un balance que atemoriza a propios y a extraños.

Pero acá estamos, caminando a la par de Independiente, acompañándolo, aportando un pequeño granito de arena para tratar de construir un club mejor. Con errores y con virtudes pero siempre con amor incondicional e inclaudicable por el “Rojo”.

La intención no es pedir deseos y quedarse estancos en una sensación abstracta. La meta tiene que ser no dejar de construir futuro en Independiente. Impedir, de cualquier forma, que lo sigan robando, impedir que le falten el respeto. Levantar el escudo y ponerlo bien alto y con mucho brillo, porque eso es Independiente.

El 2015 tiene que ser un año de alegrías, de siembra constante. Un año en el que los que no respeten las consignas de este club, no pertenezcan más a la institución. Un año en el que podamos volver a creer en un Independiente grande.

Como medio partidario del club, queremos agradecer a todos los hinchas que nos elijen y depositan su confianza en nosotros. Gracias por acompañarnos en los programas, transmisiones, en las redes sociales y aquí, en nuestra web. Aspiramos a seguir creciendo y a optimizar nuestro trabajo.

¡Salud!

Ver los comentarios - comentar esta nota

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top